Como Rezar el Santo Rosario

San Luis de Montfort (+1710): “El Bendito Alan de la Roche, quien era profundamente devoto de la Bendita Virgen había tenido muchas revelaciones de ella y sabemos que confirmó la verdad de estas revelaciones mediante un juramento solemne. Tres de ellas sobresalen con énfasis especial: la primera, que si las personas fallaban al recitar el Avemaría (el saludo angélico que ha salvado al mundo – Lc 1, 28) por descuido o por tibieza, o porque lo odian, este es un signo de que probablemente y, en verdad, en poco tiempo serán condenados al castigo eterno”.

Favor de visitar nuestra tienda de Rosarios para adquirir bellos rosarios. ¡Siempre a un precio muy bajo! Haga clic aquí!

Recomendamos especialmente que se recen todas las quince décadas del Rosario diariamente. Nuestra Señora enfatizó recurrentemente en sus mensajes en Fátima la importancia del rezar el Rosario cada día. Incluso dijo que Francisco tendría que rezar “muchos rosarios” antes de que pudiera ir al Cielo. Rezar todas las 15 décadas del Rosario cada día puede lograrse de diversas maneras. Sin embargo, muchos lo logran al rezar una parte del Rosario en diferentes momentos del día. Por ejemplo, los misterios gozosos en la mañana, los misterios dolorosos al medio día y los misterios gloriosos en la noche. El Dios te Salve Reina y Madre solo debe rezarse al final del Rosario, en la noche.

San Luis de Montfort (+1710): “El Bendito Alan de la Roche, quien era profundamente devoto de la Bendita Virgen había tenido muchas revelaciones de ella y sabemos que confirmó la verdad de estas revelaciones mediante un juramento solemne. Tres de ellas sobresalen con énfasis especial: la primera, que si las personas fallaban al recitar el Avemaría (el saludo angélico que ha salvado al mundo – Lc 1, 28) por descuido o por tibieza, o porque lo odian, este es un signo de que probablemente y, en verdad, en poco tiempo serán condenados al castigo eterno”.

Una parte esencial del Rosario es la meditación sobre los misterios, episodios en la vida de Nuestro Señor y de Nuestra Señora. Esto significa pensar acerca de ellos, visualizándolos, considerando las gracias y méritos contenidos en ellos, y utilizándolos como inspiración para conocer y amar más a Dios. También es común enfocarse en una virtud particular con cada misterio.


Misterios del Rosario
Los misterios del Rosario están divididos en tres partes y es costumbre distribuirlos entre los días de la semana, para así, meditar en todo el Evangelio en una semana:

Misterios Gozosos. Recuerdan el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios: la anunciación, el nacimiento y los principales episodios de la vida de Jesús Niño; desde luego hacen mención de los momentos en los que María es también protagonista. Se rezan los días lunes y jueves; los Misterios Gozosos son:

· La anunciación del Angel a María y la Encarnación del Hijo de Dios en Ella (Lc 1, 26-38)
· La visita de la Virgen María a su prima Isabel (Lc 1, 39-56)
· El Nacimiento del Hijo de Dios en Belén (Lc 2, 1-20)
· La presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén (Lc 2, 22-40)
· La Virgen María y San José encuentran al Niño Jesús en el templo, después de haberlo perdido (Lc 2, 41-52)

Misterios Dolorosos. Recuerdan los momentos más significativos de la Pasión y Muerte del Señor: desde la Oración de Jesús en el Huerto de los Olivos, hasta su Crucifixión y Muerte con la Virgen María al pié de la Cruz. Se rezan los martes y viernes; los misterios Dolorosos son:

· La Oración y agonía de Jesús en el Huerto de Getsemaní (Mc 14, 32-42)
· Los azotes que recibió Nuestro Señor Jesucristo, atado a una columna la noche de la Pasión (Mc 15, 1-5)
· La coronación de espinas de Nuestro Señor Jesucristo (Mc 15, 16-20)
· El camino de Jesucristo hacia el Calvario, cargando la Cruz (Mc 15, 21-28)
· La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo (Mc 15, 29-39)

Misterios Gloriosos. Recuerdan el triunfo de Jesús sobre la muerte: su Resurrección, el inicio de la Iglesia y la glorificación de María su Santísima Madre. Se rezan los días miércoles, sábado y domingo; los misterios Gloriosos son:

· La triunfante Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo (Mt 28, 1-8)
· La Ascensión de Jesús al cielo (Hch 1, 6-11)
· La venida del Espíritu Santo sobre la Virgen María y los Apóstoles (Hch 2, 1-13)
· La asunción de la Virgen María en cuerpo y alma al cielo (Ap 12, 1)
· La Coronación de la Santísima Virgen María como Reina del Cielo (Lc 1, 46-50)

La Bendición
Con su mano derecha, trace una cruz tocando su frente, luego el pecho, hombro izquierdo y hombro derecho, diciendo: “En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

Credo de los Apóstoles
Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo su Único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo: Nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está a la derecha del Padre; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vide eterna. Amén.

Padre Nuestro
Padre Nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre. Venga tu Reino, hágase tu Voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Rece tres Avemarías
Dios te Salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre: Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

  • En el primer Avemaría añada después de la palabra “Jesús” ‘que aumenta nuestra fe.’

  • En el segundo Avemaría añada después de la palabra “Jesús” ‘que aumenta nuestra esperanza.’
  • En el tercer Avemaría añada después de la palabra “Jesús” ‘que aumenta nuestro amor.’

Gloria al Padre
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

- Anuncie el misterio (Misterios Gozosos, Dolorosos o Gloriosos

  • Primer Misterio Gozoso - La Anunciación (Oración acerca de la humildad)

  • Segundo Misterio Gozoso - La Visitación (Oración acerca del amor al prójimo)
  • Tercer Misterio Gozoso - El Nacimiento de Jesús (Oración acerca de la pobreza de espíritu)
  • Cuarto Misterio Gozoso - La Presentación del Niño Jesús (Oración acerca de la pureza de mente y de cuerpo)
  • Quinto Misterio Gozoso - El Hallazgo del Niño Jesús en el Templo (Oración acerca de la obediencia)

  • Primer Misterio Doloroso - La Agonía en el Huerto (Oración acerca de que se haga la voluntad de Dios)

  • Segundo Misterio Doloroso - Los Azotes que Recibió Jesús en la Columna (Oración acerca de la mortificación de los sentidos)
  • Tercer Misterio Doloroso - La Coronación de Espinas (Oración acerca del Reino de Dios en nuestro corazón)
  • Cuarto Misterio Doloroso - Jesús con la Cruz a Cuestas (Oración acerca de soportar las dificultades)
  • Quinto Misterio Doloroso - La Crucifixión (Oración acerca del perdón de las ofensas)

  • Primer Misterio Glorioso - La Resurrección (Oración acerca de la fe)

  • Segundo Misterio Glorioso - La Ascensión (Oración acerca de la Esperanza Cristiana)
  • Tercer Misterio Glorioso - El Descenso del Espíritu Santo (Oración acerca de los dones del Espíritu Santo)
  • Cuarto Misterio Glorioso - La Asunción (Oración acerca de Jesús a través de María)
  • Quinto Misterio Glorioso - La Coronación (Oración acerca de la Gracia de la Perseverancia Final)

- Rece un Padrenuestro

- Rece diez Avemarías mientras medita el primer misterio del Rosario; (después de la palabra ‘Jesús’ de cada Avemaría añada:

  • Misterios Gozosos
  • a quien tú, oh Virgen, has recibido por el poder del Espíritu Santo’...

  • a quien tú, oh Virgen, has llevado a Isabel’...
  • a quien tú, oh Virgen, has dado a luz’...
  • a quien tú, oh Virgen, has llevado al templo’...
  • a quien tú, oh Virgen, has recuperado en el templo’...

  • Misterios Dolorosos

  • ‘quien por nosotros ha sudado sangre’...

  • quien por nosotros ha sido flagelado’...
  • quien por nosotros ha sido coronado con espinas’...
  • quien por nosotros ha cargado la cruz’...
  • quien por nosotros ha sido crucificado’...

  • Misterios Gloriosos

  • quien ha resucitado de entre los muertos’...

  • quien ha ascendido al cielo’...
  • quien nos ha enviado el Espíritu Santo’...
  • quien te ha llevado a ti, oh Virgen, al cielo’...
  • quien te ha coronado, oh Virgen, en el cielo’...

- Rece un Gloria al Padre

- Rece la “Oración de Fátima”
Oh mi buen Jesús, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno. Lleva las almas al cielo, especialmente las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

- Repita esta secuencia para los misterios restantes

Salve
Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve, a ti llamamos los desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues Señora, abogada nuestra. Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar y gozar las promesas de Jesucristo. Amén.

Oremos
Oh Dios, cuyo único hijo engendrado, por su vida, muerte y resurrección, nos ha obtenido la recompensa de la vida eterna, concédenos, te suplicamos, que por la meditación de estos misterios del santísimo Rosario de la Bendita Virgen María, podamos imitar lo que contienen, y obtener lo que prometen, por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.

- Finalice con la Bendición
Con su mano derecha, trace un a cruz tocando su frente, luego el pecho, hombro izquierdo y hombro derecho diciendo: “En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

Cuando se reza el Rosario
Cuando se reza el Rosario entre dos o más personas, hay un guía y los demás responden. Se alterna el modo de rezar los Padrenuestros y las Ave María: en el primer misterio el guía empieza y todos dicen la segunda parte; el siguiente se hace al revés, todos comienzan la oración y el guía responde, y así sucesivamente. El "Gloria", las jaculatorias, las últimas oraciones y las letanías, siempre las inicia el guía.

* Se inicia con la Señal de la Cruz: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

* Se hace un acto de contrición: Pésame Dios mío, me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido, pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí; pero mucho más me pesa porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Tú. Antes querría haber muerto que haberte ofendido; propongo firmemente no pecar más y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amén.

Guía: Abre, Señor mis labios.

Todos: Y mi boca proclamará tu alabanza. Guía: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Todos: Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

* El guía menciona la intención con la que se reza el Rosario (dar gracias por algo, pedir por una necesidad, por el alma de un ser querido, etc…) Se anuncian los misterios que tocan reflexionar y se dice el correspondiente: ejemplo: "Primer misterio gozoso… La Visita del Ángel a María…"

* Se reza un Padre Nuestro y diez Ave María, concluyendo con el "Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…"

* Luego una jaculatoria, ejemplo: "María, Madre de gracia y misericordia… En la vida y en la muerte, ampáranos gran Señora".

* En rosario por los difuntos la jaculatoria es:

Guía: Dales, Señor, el descanso eterno.
Todos: Luzca para ellos la eterna luz.
Guía: Descansen en paz.
Todos: Así sea.

Al concluir los cinco misterios, se rezan tres Ave María especiales, pidiéndole a la Virgen, Hija, Madre y Esposa, nos ayude a perseverar en las virtudes de la fe, esperanza y caridad, como sigue:

Guía: Dios te salve María Santísima, Hija de Dios Padre, virgen purísima, en tus manos encomendamos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia… Todos: Santa María, Madre de Dios…
Guía: Dios te salve María Santísima, Madre de Dios Hijos, virgen purísima, en tus manos Encomendamos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia…
Guía: Dios te salve María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, virgen purísima, en tus Manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia…
Guía: Dios te salve María Santísima templo y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa del pecado Original. Amén. Dios te Salve…
Todos: Reina y Madre, de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve a ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas, ¡Ea! Pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, ¡Oh Clemente! ¡Oh Piadosa! ¡Oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestros Señor Jesucristo. Amen.

Se rezan luego las letanías, que significan súplica o ruego, ruegos públicos. Se inician con un acto de reconocimiento a Dios, por quien vivimos, nos movemos y existimos (Hch 17, 28). Confesando nuestra dependencia absoluta a Dios. Las siguientes proclaman la presencia de Dios (Jn 4,16). Y, finalmente las letanías a la Virgen, con las que se exaltan todas sus virtudes, sus atribuciones y los nombres que se le dan en distintos lugares. Se termina haciendo una oración a Dios Padre, por su Hijo Jesucristo.

Letanías de la Virgen
Guía: Señor, ten piedad de nosotros
Todos: Señor, ten piedad de nosotros
Guía: Cristo, ten piedad de nosotros
Todos: Cristo, ten piedad de nosotros
Guía: Señor , ten piedad de nosotros
Todos: Señor , ten piedad de nosotros
Guía: Cristo, óyenos
Todos: Cristo, óyenos
Guía: Cristo, escúchanos
Todos: Cristo, escúchanos
Guía: Padre celestial, que eres Dios
Todos: Ten piedad de nosotros
Guía: Hijo, Redentor del mundo, que eres Dios
Todos: Ten piedad de nosotros
Guía: Espiritu Santo, que eres Dios
Todos: Ten piedad de nosotros
Guía: Santísima Trinidad, que eres un solo Dios
Todos: Ten piedad de nosotros

(A cada una de las siguientes letanías responderemos: Ruega por nosotros)

Santa María, Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios, Ruega por nosotros
Santa Virgen de las Vírgenes, Ruega por nosotros
Madre de Jesucristo
Madre de la divina gracia
Madre purísima
Madre castísima
Madre intancta
Madre sin mancha
Madre amable
Madre del buen consejo
Madre del Creador
Madre del Salvador
Madre de la Iglesia
Virgen prudentísima
Virgen venerable
Virgen digna de alabanza
Virgen poderosa
Virgen misericordiosa
Virgen fiel
Espejo de justicia
Trono de Sabiduría
Causa de nuestra alegría
Vaso espiritual
Vaso honorable
Vaso insigne de devoción
Rosa Mística
Torre de David
Torre de Marfil
Casa de Oro
Arca de la alianza
Puerta del cielo
Estrella de la mañana
Salud de los enfermos
Refugio de los pecadores
Consuelo de los afligidos
Auxilio de los cristianos
Reina de los Ángeles
Reina de los Patriarcas
Reina de los Profetas
Reina de los Mártires
Reina de los Confesores
Reina de las Vírgenes
Reina de todos los santos
Reina concebida sin pecado original
Reina llevada al cielo
Reina del Santísimo Rosario
Reina de la paz.

Guía: Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
Todos: Óyenos Señor.

Guía: Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
Todos: Perdónanos Señor.

Guía: Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros.

Guía: Bajo tu amparo nos acogemos,
Todos: Santa Madre de Dios. No desprecies las súplicas que te dirigimos ante nuestras necesidades: antes bien, líbranos de todos los peligros, ¡Virgen gloriosa y bendita!. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Guía: Ruega por nosotros, santa Madre de Dios.

Pueblo: Para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Guía: OREMOS

Señor, concede a tus hijos gozar siempre de completa salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, líbranos de las tristezas de esta vida y concédenos disfrutar de las alegrías eternas. Por Cristo nuestro Señor.

Pueblo: AMÉN.

Guía: Oh Dios, cuyo Unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos a quienes recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Todos: Amén.

Se concluye el Santo Rosario, con la oración:

Por la señal de la santa Cruz…

Dios te salve María Santísima templo y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa del pecado Original. Reina y Madre, de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve a ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas, ¡Ea! Pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, ¡Oh Clemente! ¡Oh Piadosa! ¡Oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestros Señor Jesucristo. Amen.

www.todosjesus.info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!